Cirugía robótica: Ampliando los horizontes de la medicina

Setiembre 23, 2019.

Tiempo de lectura: 5 min.

Compartir: FacebookTwitterLinkedIn

Los avances tecnológicos continúan tomando fuerza en el mundo como lo conocemos, a tal punto de dejar atrás aquello que solíamos creer como historias de ciencia ficción, haciendo su aparición en nuestra realidad actual.

 

Uno de estos ejemplos es el uso de robots en los procedimientos quirúrgicos, que permitirían potenciar las habilidades de un cirujano gracias a su alta precisión y tecnología.

 

Estos avances ya han adquirido presencia en otros países, pero, ¿qué hay de México y de su factibilidad al ponerse al alcance de las personas que acudan a la asistencia pública?

 

De acuerdo con la empresa creadora del sistema quirúrgico Da Vinci, el crecimiento de las cirugías hechas a través del sistema fue de un 18% respecto al 2018, sin embargo, dos terceras partes de los robots cirujanos existentes residen en Estados Unidos.

 

En nuestro país la cifra es de 11 robots y la cirugía robótica se concentra únicamente en la Ciudad de México en unidades del sector salud.

 

La verdadera pregunta es ¿qué beneficios implica la cirugía robótica?

 

Es un hecho que la atención médica no debe supeditar a la tecnología, ni los cirujanos depender exclusivamente de la tecnología, sí puede aplicarse en un contexto individualizado. Con respecto al paciente, este podría recibir atención especializada con menos dolor, menos probabilidades de complicaciones y una recuperación más rápida, mientras que del lado institucional es traducido en ahorros significativos, además de menos listas de espera y un empleo eficiente de la infraestructura.

 

Existen cirugías muy concretas que hoy hacen hincapié en hacerse específicamente por robots, ya que, se tienen ventajas técnicas irremplazables, como la observación de nervios al momento de operar, como operaciones de esófago y vías biliares, histerectomías, retiro de vejiga por cáncer, tumores de ovario, hígado y páncreas, cáncer de recto, reparación de hernias complejas, complicaciones de cirugía por obesidad, entre otros procedimientos, se han documentado con éxito y mayor seguridad gracias a la tecnología, por citar algunos ejemplos.

 

A diferencia de la cirugía laparoscópica, que generalmente está limitada a procedimientos sencillos, la cirugía asistida por un robot puede utilizarse para operaciones más complejas.

 

Un punto a destacar es que la tecnología siempre será una herramienta, si el especialista no es bueno desempeñando sus funciones o conocimientos el robot no será garantía de eficiencia y precisión, si lo es, otorgará muchas facilidades técnicas para hacer los procedimientos mejor.

 

Entre algunos de sus beneficios se encuentran:

 

  • Una visión más óptima para el médico a través de una ampliación tridimensional, pues la cámara de imágenes estéreo de alta definición captura la precepción de profundidad, ya que, esta puede ampliar las imágenes hasta 10 veces más de lo que un ojo humano percibe.

 

  • Mejor destreza y mayor precisión, los brazos robóticos equipados con diminutos instrumentos, pueden girar 360 grados, rotando y curvándose según lo dicte el cirujano; dicha destreza permite a los instrumentos navegar por dentro del cuerpo de formas que al médico le resultan imposibles.

 

  • Una articulación especial de la muñeca en la punta de los instrumentos quirúrgicos mejora la habilidad de realizar movimientos sutiles y complejos tales como maniobrar alrededor de áreas delicadas mientras se corta, facilitando también tarea como la sutura.

 

  • Habilidad de neutralizar los temblores de las manos, el robot permite también corregir pequeños movimientos de las manos como temblores, dando la posibilidad al cirujano de continuar su labor y mejorando el control por parte del cirujano. Este además tomará el control durante todo el proceso, ya que es él quien ejerce la autonomía en la maquinaría, controlando la cámara e igualmente obteniendo una mejor visión durante la cirugía; todos estos beneficios adicionales dan al paciente menos dolor, menos pérdida de sangre, incisiones más pequeñas y cicatrices mínimas, menos riesgos de infección, aunado a estadías más cortas y un regreso más pronto sus actividades diarias.

 

  • Sin embargo, como en cualquier ámbito supone riesgos, algunos de los cuales pueden ser similares a los de cualquier cirugía abierta convencional, si bien trata de reducirnos es un hecho que no puede evitarlos. Esta, además sugiere que no es una opción para todos, por lo cual, el paciente deberá acercarse al médico para hablar sobre sus beneficios, riesgos, implicaciones y posibilidades sobre su complicación.

 

  • Las múltiples posibilidades no se quedan aquí, sino que el uso de la cirugía robótica podría igualmente suponer un nuevo tipo de aprendizaje para aquellos que desean especializarse en esta rama, pues estudiantes podrían hacer uso de las tecnologías y adquirir mayores conocimientos en la materia, por suponer un ejemplo. Además de los ya conocidos casos de los médicos que no operan en la misma sala, sino a kilómetros de distancia a través de la tele-cirugía.

 

Indudablemente seguiremos viendo un avance en materia de la medicina, lo interesante, lejos de la innovación será ver los desafíos que presentarán las regulaciones, legislaciones, conceptos éticos y económicos.

 

Definitivamente estamos por ver, en este campo, un cambio sustancial en los próximos años para el beneficio de todas las personas, los cuales ya distan de la ciencia ficción.

Todo sobre la industria de la salud

Encuentra contenido de valor para tu profesión como: conferencias, artículos de la industria, webinars, y mucho más.