¡Adiós ficción! Inteligencia Artificial en la medicina

Octubre 24 , 2019.

Tiempo de lectura: 5 min.

Compartir: FacebookTwitterLinkedIn

El estudio y desarrollo de la medicina ha sido constante en la historia del ser humano. Las enfermedades que han arrasado con muchas vidas han apremiado a los apasionados, estudiosos, investigadores y profesionales a crear curas y alternativas para brindarnos una mejor calidad de vida. 

 

Por ello, las innovaciones tecnológicas se abren paso en este proceso de propuestas y mejoras en la medicina, como por ejemplo, la inteligencia artificial. No, no estamos hablando de una novela o película de ciencia ficción o, como algunos se referirán, un mito. 

 

Existen desafíos que debe afrontar la tecnología en este campo, como mejorar los prediagnósticos médicos, el seguimiento en tiempo real de patologías, la automatización de procesos o una atención más eficiente. Y así, hay quienes ya se aventuraron a trabajar en ello. 

 

Para la consultora Frost and Sullivan, el negocio de los sistemas médicos inteligentes moverá en 2021 más de 6.600 millones de dólares (5.900 millones de euros) frente a los 634 millones de dólares (567 millones de euros) que se registraron en el 2014

 

En el inmenso mundo del Big Data, la inteligencia artificial mantiene una promesa de transformación. Un hospital promedio genera 665 terabytes de datos anualmente y, desafortunadamente, la mayoría de esos datos no son útiles. Por los menos el 80% de los datos hospitalarios no están estructurados, como las notas, videos e imágenes clínicas. 

 

Intel y socios de la industria de la salud, como GE Healthcare, Siemens, Sharp Healthcare, Broad Institute, UCSF y Mayo Clinic, ya comenzaron a aplicar con éxito soluciones en inteligencia artificial para diferentes espacios, desde la oficina administrativa hasta el consultorio médico, y desde la sala de urgencias hasta la sala de espera. Intel, junto con sus socios, han invertido en la construcción de diferentes sistemas. Con los avances en hardware y las optimizaciones de los populares marcos de aprendizaje profundos, el procesador Intel Xeon Scalable tiene 198 veces mejor desempeño de inferencia y 127 veces mejor desempeño de formación que las generaciones anteriores. 

 

Esta plataforma está en el centro de muchas cargas de trabajo de inteligencia artificial que son reales en la actualidad, porque está adaptada para aplicaciones automáticas y de aprendizaje profundo en industrias como la de la salud. 

 

Por otro lado, Alphabet, la empresa matriz que dirige firmas como Google, es otro gigante que ha dado muestra de interés en el sector. Por medio de su división Deep Mind, utiliza la inteligencia artificial para brindarle a los médicos herramientas útiles que les faciliten evaluar las posibilidades de extensión de un cáncer y averiguar el tipo de tratamiento más conveniente.

 

Por su parte, la Universidad de California realizó un estudio que menciona que la precisión de dispositivos wearables tipo Apple Watch, pueden ayudar a detectar latidos anormales por sus sensores integrados y pulsómetros, convirtiéndose en una oportunidad para obtener datos de primera mano y atender una enfermedad en las primeras fases. 

 

Investigadores de la Universidad de Nottingham de Gran Bretaña crearon un algoritmo capaz de predecir ataques cardíacos con un mejor desempeño que incluso el de los médicos que utilizan pautas convencionales. 

 

Como podemos ver, empresas y universidades están incursionando en la inteligencia artificial y aunque esta carrera parece complicada, cada vez la tecnología se va incorporando de maneras distintas para proponer, crear y hacer mejores los sistemas que faciliten las tareas en el mundo de la medicina.  

Con información de Excelsior y Mundo Contact

Todo sobre la industria de la salud

Encuentra contenido de valor para tu profesión como: conferencias, artículos de la industria, webinars, y mucho más.