La vulnerabilidad de los dispositivos médicos


Abril 1, 2020.

Tiempo de lectura: 5 min.

Compartir: FacebookTwitterLinkedIn

Según la Organización Mundial de la Salud, los dispositivos médicos son artículos, instrumentos, aparatos o máquinas que son utilizados en la prevención, diagnóstico o tratamiento de la enfermedad, o para la detección, medición, restablecimiento, corrección o modificación de la estructura o funcionamiento del organismo para algún objetivo relacionado con la salud.

 

Gracias a los avances tecnológicos, muchos de estos dispositivos pueden ser controlados y monitoreados en tiempo real, lo cual representa una gran ventaja al poder acceder a información en el momento que se necesite, así como ayudar al diagnóstico y tratamiento de enfermedades de manera más segura y precisa.

 

Desgraciadamente, al utilizar las redes, así como el monitoreo a través de la computadora y el teléfono celular, los dispositivos quedan vulnerables a ser atacados o hackeados, lo cual pone en riesgo la información de los pacientes, siendo este un problema para los centros de salud y hospitales.

 

El 45% de los dispositivos médicos son vulnerables a ataques. Debido a esta problemática, las empresas desarrolladoras de software trabajan constantemente para crear sistemas antihackeo. Para ello, recomiendan que en cada dispositivo se realicen las actualizaciones para reducir el riesgo, pero esto no siempre es fácil.

 

Existen dispositivos médicos que necesariamente requieren mantenerse funcionando las 24 horas del día, por lo que suspenderlos para su actualización, pudiera poner en juego la vida del paciente.

 

Otro problema que se presenta es que por las características propias de los aparatos, muchos dispositivos pronto quedan obsoletos, y los desarrolladores ya no trabajan en parches y software que pronto estará en desuso.

 

Una de las recomendaciones para evitar que un software malintencionado invada los dispositivos, es el uso de una red única y de acceso restringido para dichos dispositivos, independiente del uso general o de oficina.

 

El control y manejo de contraseñas también es esencial, llevando un registro de usuarios y que el manejo de las sesiones esté limitado por tiempo. El uso de contraseñas fortalecidas y llaves digitales, pueden ser una medida óptima para resguardar la información.

 

Gracias a la carrera tecnológica que vivimos, es muy probable que tanto los científicos y desarrolladores de dispositivos médicos, como los expertos en software, trabajen de la mano en crear a la par, mejorando la calidad, usabilidad y seguridad de los dispositivos.

 

Todo esto se verá reflejado en una mejora para el médico y el paciente, ayudando a prevenir y tratar las enfermedades, así como mejorar la calidad de vida del paciente, que es la finalidad mayor.

 

¿En tu centro o institución de salud ponen en práctica estas recomendaciones de seguridad digital? Te recomendamos planificar protocolos de revisión, seguimiento y actualización para todos tus dispositivos.

¡Únete a nuestra comunidad digital!

Ve nuestras conferencias, artículos de la industria, webinars, y mucho más.